Colaboraci?n, no prohibici?n en la revoluci?n digital

Hace 200 a?os se vivi? la primera revoluci?n industrial, la mec?nica, y posteriormente, medio siglo despu?s, la segunda revoluci?n, la energ?tica, con la consolidaci?n del petr?leo como eje de desarrollo, luego, pasado casi un siglo, la tercera, la inform?tica, que transform? las fronteras de nuestro mundo, y hoy, 50 a?os despu?s, entramos en una nueva, la cuarta, ?la telebi?tica?

No existe una denominaci?n a?n para esta revoluci?n industrial que vivimos, con las anteriores tom? d?cadas entenderlas y etiquetarlas. Igual para legislar sobre ellas y poder concertar sobre c?mo equilibrar sus efectos en lo econ?mico, social, cultural y legal.

La innovaci?n y las transformaciones que trae consigo van siempre varios pasos delante de nuestra capacidad colectiva para acogerlas y lograr un equilibrio entre lo que era y lo que ser?. En ese sentido, actualmente en el mundo se viven cambios serios y vertiginosos en las formas de producci?n, consumo y empleo, incluso sobre los conceptos de propiedad y activos estrat?gicos en la econom?a.

Plataformas digitales como Uber son solo una muestra de lo que hoy sucede en el mundo como pre?mbulo a lo que ser? el asentamiento de la econom?a digital. Otras como Airbnb, Facebook, Netflix, Nubelo en sectores tan disimiles como la hoteler?a, redes sociales y teletrabajo, vienen mostrando su impacto en el desarrollo del sector inmobiliario, marketing y opini?n p?blica, entretenimiento y empleo.

La app m?vil de transporte alcanz? los 2.000 millones de viajes el 18 de junio pasado, seis meses despu?s de alcanzar sus 1.000 millones de servicios, lo que adem?s nos deja ver su ritmo de penetraci?n en el mercado y aceptaci?n por la ciudadan?a.? Por su parte, Airbnb ha logrado incluso llegar a Cuba y obtener un crecimiento acelerado mayor del experimentado por las cadenas hoteleras y las firmas de turismo que operan despu?s de los acuerdos entre las isla y EE.UU..

El problema social

Es claro que estas nuevas formas de negocio, como muchas otras que tienen que ver con la econom?a colaborativa y con la innovaci?n tecnol?gica, se ven como una amenaza por miles de personas que como empresarios o trabajadores dependen de modelos tradicionales de desarrollar y hacer negocios.

Este escenario de rechazo social de ciertos sectores hacia las innovaciones que les representan competencia es recurrente en cada revoluci?n industrial, pero la actual, evidente ya en muchos pa?ses, tan profunda como la desarrollada hace 200 a?os, est? enfrentando desaf?os como en ese entonces, cuando hubo quema de m?quinas, huelgas, bloqueos y mucha tensi?n social. Pero algo debemos haber aprendido de aquello y el conocimiento de la historia debe ser hoy una ventaja para enfrentar los desaf?os que se nos presentan en la actual transformaci?n.

No se puede ignorar que el crecimiento econ?mico global y la generaci?n de empleos desde los sectores tecnol?gicos en el mundo no han sido los esperados en la ?ltima d?cada, despu?s de grandes aportes en esos aspectos durante los a?os 80 y 90 del siglo XX, y que las nuevas plataformas y tecnolog?as generan valor para sus compa??as y usuarios, pero al mismo tiempo mucha de su generaci?n de riqueza es dif?cil de medir y grabar fiscalmente para transferir a la sociedad en general. Expertos del MIT y de Silicon Valley lo resumen as?: ?Una explicaci?n m?s plausible es que est? resultando dificil convertir las reci?n desarrolladas tecnolog?as digitales en cambios importantes en los principales sectores de la econom?a, como?la atenci?n sanitaria, la fabricaci?n y el transporte.?.

Y esta realidad global en Colombia implica que necesitamos trabajo en equipo entre los tomadores de decisiones p?blicos y privados para entender c?mo legislar, medir, seguir y grabar los nuevos negocios para que sumen al conjunto total de la sociedad, como ya se est? haciendo en Los ?ngelesEconColab2 y se negocia en Nueva York con Airbnb, o como se adelanta en M?xico D.F. y Paris con Uber, a trav?s de concertaci?n de pol?ticas p?blicas, sumando la visi?n de la empresa privada que ha hecho que Deezer o Netflix funcionen para todos, o que Amadeus frente a Airbnb busque una suma de sinergias. Pero es claro que los desaf?os no paran ah?, y que necesitamos encontrar salidas en lo social y educativo.

Lo que FEDESOFT ve como urgente es que ese trabajo en equipo no se dilate m?s, y que lo pol?tico no est? por encima de lo p?blico, y que los errores del pasado, hist?ricos y evidentes, no se repitan a trav?s de medidas de represi?n, prohibici?n o persecuci?n contra el cambio y la innovaci?n, que al final solo dilatan lo imparable, haciendo m?s dif?cil para el pa?s aprovechar oportunidades de desarrollo y crecimiento, y generando una burbuja de falsa estabilidad para la gente.
Los c?lculos del Foro Econ?mico Mundial apuntan a?que para 2020, en menos de 5 a?os, entre cinco y siete millones de empleos tradicionales desaparecer?n en el mundo, y para 2040 podr?an llegar a ser cuarenta millones las p?rdidas de plazas actuales de trabajo. Urge trabajar en equipo para entender la revoluci?n que vivimos, que es imparable como las tres anteriores, sus oportunidades y retos, y lograr que el desfase recurrente entre legislaci?n y regulaci?n frente a innovaci?n y transformaci?n, no sea un abismo, y que Colombia pueda dar un salto como el que lograron pa?ses como Corea del Sur o Singapur en su momento, salvando a?os de rezago a partir de un esfuerzo nacional concertado p?blico y privado sobre el aprovechamiento de la tecnolog?a como eje de su desarrollo econ?mico en el nuevo escenario industrial.

Invitamos al Gobierno Nacional, sus Ministros, ?y a la Comisi?n Sexta del Senado de la Rep?blica responsable de los asuntos que tienen que ver con ?investigaci?n cient?fica y tecnol?gica; espectros electromagn?ticos; ?rbita geoestacionaria; sistemas digitales de comunicaci?n e inform?tica?, a establecer espacios de an?lisis y trabajo conjunto con el sector privado y el acad?mico para encarar este reto con grandes oportunidades para el pa?s, iniciando por pensar una legislaci?n que entienda y acoja la realidad que avanza.

En FEDESOFT nos unimos para servir al desarrollo y expansi?n de la industria de Software de Colombia.?

S?ganos en?Facebook?,?Twitter?,?LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.